Mismidades y Egomanías de un tal Vorazip

Un blog donde las arbitrarias opiniones de su redactor acerca de la vida y todo lo demás, generarán odios y adhesiones a granel.

jueves, junio 09, 2005

Vorazip a favor de los que están en el margen, o están desfasados, o no funcan con la cotidianeidad, o no sintonizan.. bueno bueno, usted me entiende.

Hacía frío, o mejor dicho, mi estado gripal bajaba aún más la temperatura y ese invento que es la sensación térmica, que sirve sólo para sugestionarnos en el peor sentido o en el mejor según el patrón de personalidad de cada uno, empeoraba las cosas porque yo, que pertenecía y pertenezco al patrón menos optimista... eh….¿En dónde estaba? Ah, sí, que en ese momento en que yo tenía frío, mucho mucho frío, había llegado esta idea a mi mente que ahora (que hace calor) transcribo: Debía conseguir Espiritango, de Los Visitantes. Siempre había amado ese álbum, recordaba que lo había escuchado en la casa de un amigo cuando adolescíamos, hacía ya tanto tiempo, y desde entonces, nunca se me había ocurrido comprarlo.
No voy a negar que intenté conseguirlo en Internet, sabiendo que si me cruzase con Palo Pandolfo en un cyber me miraría con desagrado, o lo que es probable, lo haría con la ceguera sabia que tienen ciertos seres, esto es, y para ser claro, por lo menos una vez: le importaría un comino (¿usted se atreve a decir que sabe lo que es un comino?) si yo bajaba una canción suya o no de la web. Como sea, y ya exhausto por dichos sentires que no hacían más que mamarrachear mi deseo no satisfecho, volví a caminar esas calles y ese frío que hasta a los linyeras había ocultado tras los cartones y las frazadas en las entradas de los edificios y los bancos, en busca de la disquería más próxima.
No se pierda lector de blogs, no se pierda que ahora viene lo mejor…
Como le decía, me pasó lo que ya me había pasado otras veces cuando buscaba cosas importantes para mí (libros, discos, pornografía, libros, discos, pornografía). Estaba agotado y descatalogado…La verdad es que uno nunca termina de acostumbrarse al desfasaje.
Dicen que el arte verdadero trasciende, que nadie lo olvida. Pero esto es una mentira señores, es un lugar común, como que Pablo Echarri es un lindo pibe o que la policía de Capital Federal es buena para hacer investigaciones.
¡Espiritango es una obra magnífica y no estaba por ningún lado! Créanme. Lo gracioso es que los vendedores me miraban con desaprobación, como si yo pretendiese jugar al Backgammon en un bar como La Academia, por citar “otro”mal ejemplo.
Y mientras estornudaba mi paso cansino en Corrientes, Santa Fe y Callao Avenidas, volvían escenas de mi mismo en otro tiempo y en otros espacios cantando Patada Sucia, y llegaban a mi recuerdo, como desde un tobogán gigante, las caras de otros vendedores de Parque Rivadavia cuando yo había pedido El idioma de los Gatos, un libro maravilloso de Spencer Holst. Los sujetos, impostando esa tonta manera de esquivar la falencia cuando le piden algo que no tienen, me respondían: ¿pero qué me pedís flaco?
Y todo esto me disparaba hacia ese sitio que me parecía más interesante que el habitual que salía en las revistas o en la televisión, ese pedacito de realidad donde uno debía bucear aunque no contase con una máscara de oxígeno.
Ese mundo al cual algunos queríamos llegar (algunos) de diferentes modos, a través del arte, el peyote, o mediante un asado compartido con amigos, tan invisible pero tan cerca, tan distante y por eso tan a la mano, sólo era cuestión de resfriarse menos veces y caminar fortalecido sin atontarse con lo que nos “obligaban” a ver en los anuncios.
¿Que no me entiende?, bueno, no sé si tengo ganas de seguir escribiendo, espero me disculpe, digamos que los que están al margen saben a lo que me refiero.
Sí, ya sé que no soy muy diplomático.
Vorazip
“Quien suscribe no se hace cargo de las opiniones vertidas debido a su carácter especialmente ciclotímico”

2 Comments:

Anonymous El Club de la Pulenta said...

La búsqueda del talismán no es necesariamente un camino de pétalos. A veces es mejor dejarse morir en la nieve, como los soldados rusos, que dejándose morir, renunciando a la lucha, encontraban la fuerza para seguir persiguiendo su zanahoria.
Nuestra vida, marginal o no, es eso, la búsqueda de la zanahoria.
Arlequín horticultor.

3:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]La mejor web sobre ganar dinero[/b]
Hemos encontrado la mejor pagina web en internet de como ganar dinero desde casa. Como fue de interes para nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son solo formas de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de formas de ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/]Ganar dinero[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]

1:39 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home


imagen