Mismidades y Egomanías de un tal Vorazip

Un blog donde las arbitrarias opiniones de su redactor acerca de la vida y todo lo demás, generarán odios y adhesiones a granel.

martes, octubre 04, 2005

Sobre cierto periodismo argentino (o un claro ejemplo del pensamiento mítico conservador en estos días)

 Posted by Picasa

El periodismo actual, a rasgos generales, no intenta la verdad. Si esto fuese un ensayo yo debería ahora argumentar, dar las explicaciones del caso y llegar a una conclusión, pero como no es un ensayo, daré sólo impresiones que me hacen “percibir” que la hipótesis es cierta, por lo cual no llegaré a conclusiones ya que en el terreno de las sensaciones psíquicas es difícil la comprobación exacta. Y la falacia de una percepción dada por exacta no difiere de las argumentaciones de ciertos pipistrilos.
Soy de los que no compran revistas, rara vez lo hago, y la mayoría de las veces me decepciono. Mientras camino por las calles de Once veo infinidad de kioskos que muestran las mismas revistas. Leo titulares son francamente irrisorios, en uno de ellos se acusaba a Elisa Carrió de sus inclinaciones hacia la derecha porque había adelgazado unos cuantos kilos…
Otros redundan en pastiches como La trama secreta de… La conexión tal…. Etc.
Y usted notará que en algunas editoriales y notas los textos y las ideas (aunque remanidas generalmente) están muy bien escritas, las argumentaciones son excelentes pero…
¿Me parece a mí o nos están tomando de salames? ¿O somos unos salames y todavía no nos dimos cuenta?
Por supuesto, este pusilánime periodismo pueril se jacta de un compromiso con la verdad que no es tal, ya que nadie en su sano juicio puede creer que la Argentina sea tan interesante como para responder a esos titulares… su compromiso es sólo con el dinero y con los intereses de los grupos a los que responden. Es más, yo creo que la izquierda fashion argentina es la misma basura que el oficialismo de turno… Es como aquella revista que inventa los mini shorts o las hiperbikinis que ninguna mujer usa (lamentablemente).
Si me permite la aseveración, los únicos hiper de aquí son los hipermercados y la hiperestupidez.
Por otro lado, están las revistas alternativas a toda aquella tilinguería que mencioné antes. Me refiero a las revistas que parecen diarios y/o fanzines, en las cuales se encuentra algo más de vuelo, no se lo voy a negar, pero que si por accidente o torpeza o ambas cosas, a uno se le caen en la vereda dichas revistas explotan. Estas, comienzan las notas con un rigor maravilloso y terminan con frases como: “hay que desmantelar la policía y todos los organismos estatales”.
Ya hizo metáfora el director italiano Michelangelo Antonioni de lo que ocurre con quién va con los tacones de punta contra el sistema en Zabriskie Point, encima lo hizo en plenos años 70, pero bueno, aquí en esta Argentina retro (sobre todo en el sentido mental) parece que no se aprende nunca… y bueno, así estamos, y en esa época la mayoría (la que siempre se equivoca) llenaba las boleterías de los cines para ver películas donde los héroes eran los militares.
Si veo la televisión, la cosa no cambia, sigue al mismo nivel, todo sumergido en un mundo marino lleno de criaturas monstruos sin clasificar.
Ahí tenemos a los periodistas-siervos inundarle la cara con grabadores a un político para comprobar cómo este habla de lo que debe hacerse cuando él forma parte del gobierno, y por supuesto, los vasallos no re-preguntan para intentar la verdad, aceptan la mentira, convirtiendo su silencio en complicidad.
También en la caja imbécil puedo ver a un badulaque en la casa, la quinta, la clínica o donde quiera que esté Maradona, haciendo guardia y homenaje a la figura deportiva que fue, diciendo que él y el noticiero al que pertenece se preocupan por su salud mientras el tipo tiene que salir por puertas traseras.
En fin, me refiero a todo ese periodismo que se pone la camiseta de turno para facturar.
¿Cómo puedo creer en ellos? Lo peor es que ese recambio que uno espera nunca llega, es como cuando uno tenía 13 años y sus compañeritas salían con pibes de 15, entonces alguien decía, cuando tengamos 15 vamos a ganar minas a lo loco, y uno llegaba a los 15 pero las mujeres salían con los de 17, y así todo el tiempo…
Entiéndase por favor este concepto: El periodista es un chismoso por naturaleza (chisme: murmuración, conversación en prejuicio de otro), pero para disimular dicha característica (de la cual el real periodista encuentra motivo de jactancia), debe adornar su trabajo con fundamentos válidos y soporte cultural, cosa que han perdido la mayoría de los mojigatos con título de escuelas privadas y no tanto. Y un pensamiento sólido, crítico, de los que pocos gozan como habrá notado mi querido lector de blogs, dichas cualidades, como le decía, son inadmisibles en quienes no respetan los mínimos códigos tácitos, los que no necesariamente están escritos. Es decir, ni siquiera son buenos chismosos, o divulgan el último eslabón del chisme, o lo inventan (mal).
Pareciese que uno de los pocos recursos para llegar a la verdad fuese una cámara oculta, el espionaje, la trampa al tramposo.
Lo más triste de todo esto es la pasividad con la que los argentinos respondemos. Eso sí, inventamos el dulce de leche, el tango, nuestro fútbol es de alto nivel ¡somos unos vivos nosotros! (aunque parece que no todos los inventos de los que nos jactamos son argentinos)
Creo que ante este pseudoperiodismo, aquel que guarda las formas y enaltece al Sr. camaleón Ernesto Zábalo, aquel que imprime reportajes de cinco hojas a modelos hablando de la coyuntura argentina, aquel que cambia de camiseta según el poder de turno y no intenta la "verdad" (las comillas son deliveradas), aquel que acepta suculentas sumas de dinero para mentir, ante toda esta farsa, debemos estar atentos.
Para Vorazip, o sea yo, estar alerta es no ponerse del lado de nadie, ya que hacerlo es dejar de crecer (y/o negar al otro, como hace siempre la política o el fútbol, las religiones del argentino medio)
La verdad es que no creo en casi nada de lo que leo o veo en la televisión. Todo es sospechoso. Entre nosotros (total este blog es leído sólo por unos pocos) le confieso que la psicóloga me remarcó esto, y yo le dije que me jactaba de ello, luego de lo cual comenzó a escribir compulsivamente en una libretita que tiene. Es más, ya que estamos en tema le cuento que a medida que el análisis avanza (o mejor dicho, transcurre), ella escribe más y más en esa libretita.

Vorazip

“Quien suscribe no se hace cargo de las opiniones vertidas en este texto debido a su carácter especialmente ciclotímico”

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

11:41 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home


imagen